14.9.06

JUVENTUD GOTICA



...Muchas veces creí que mi vida era el producto de una gran equivocación del destino. Era como si todas las fuerzas invisibles se habían confabulado contra mi. Me hallé envuelta en éste laberinto cruel de nuestra vida diaria. Confundida la mayoria de las veces, atormentada el resto, traté en vano de encontrar un espacio entre los otros seres humanos que respiraban y se movian a mi alrededor. Era casi una costumbre obligada encontrarme silenciosamente meditando mientras los observaba. Cada ser humano completo, aparentemente feliz, hacía lo mejor que podía para sobresalir entre los demás. Tenían amigos, metas, gustos y ambiciones...Entre los que me rodeaban habían algunos de mi edad. Me parecian a veces tan vacios, tan frívolos, perdidos entre el consumismo, las modas, las fiestas, los vicios y males de la juventud. Ellos también me observaban, claro...para ellos yo era algo inoportuno, un error...a veces mi silencioso juicio los incomodaba. Sin palabras expresaba toda mi repugnacia hacia su sistema de vida. Eso era irritante para sus "vidas normales" asi que me gane la soledad como amiga y las tinieblas como mundo.
Era penoso pero seguro. No fue algo que escogí al principio...Juro que traté...me esforcé...por ser como ellos...Por "vivir" entre ellos y ser aceptada. Aún a esos extraños en mi casa a quienes llamaba "Padres" traté de agradarles...pero fue inútil, estúpido y aberrante. Entre más intentaba amoldarme a sus criterios y conceptos más me degradaba dentro de mí. Sus juicios eran más altos que yo...Mis defectos y temores me señalaban. Mi punto de vista era tan contrario que fue una espada que hirio mis propios sentimientos. Entonces sólo quede yo.
Fue cruel cuando ese día me di la vuelta y no vi a nadie a mi alrededor. Aquellos que se llamaron mis amigos me habían abandonado. Uno de ellos, el peor, se atrevió a quedarse a mi lado un rato más. Yo en mi desesperación le rogué que no me dejara. ¡Qué gran error! de pronto sacó sus más valiosos argumentos y respuestas que "todo lo solucionaban". Su lengua y gestos fueron como espinas que se estrellaban contra mi alma. Me señaló, me atacó...me hirió. Dijo que me comprendia, fingió que me entendia, pero ¿Cómo? ¡Si yo misma no podía comprenderme! Entonces me fue dolor su compañia y más sangré pues aquellos a quienes amaba me lastimaban con sus palabras.
Mi única escapatoria fue ocultarme en las tinieblas. Era un sistema sencillo. Allí nadie juzgaba a nadie...Todos eramos prófugos de la vida. A mi alrededor había seres lastimados, solitarios, confusos, complejos. La oscuridad nos rodeaba y en sus penumbras no había oportunidad de observar a nadie. Por algun tiempo estuve segura, pero no duro mucho. De nuevo me sentí vacia, seca...De pronto las tinieblas no me dejaron ver a mi alrededor así que pensé que me adentraria hasta su abismo. Tenía que existir un fondo, un piso sobre cual andar...un todo para vivir. Llena de una nueva expectativa comencé a transitar por la niebla...
No se cuanto tiempo anduve. Pocas veces tuve la oportunidad de ver el mundo exterior. Alli continuaba la gente sus vidas. Soñaban, reían, hablaban del amor y de los deleites que saboreaban...Yo nunca comprendí esas palabras, yo no encajaba en ellas asi que no me preocupé. Lo último que recuerdo haber visto fue los ojos tristes de mis padres. Quería decirles tantas cosas. ¿Por qué me trajeron a este mundo? ¿Por qué me dejaron morir en medio de la vida? ¿Por qué nunca se esforzaron por ser lo que debieron ser para mi? ¿Por qué nunca me advirtieron que no fuera lo que soy? Era tarde...No dejé que las lágrimas cegaran mis vista.
Me arranque el corazón...Pensé que ya no lo tenía pero allí estaba. Lo que quedaba de él lo saqué...estaba lleno de gusanos...podrido, inerte dentro de mi pecho. Y entré, profundo en la penumbra, en las más densas tinieblas...completamente sola. Me sentía libre, segura. Nadie que me señalara, que me amara, que me hiriera...Busque el sitio más recóndido de la oscuridad para ocultarme. Lo llamé hogar por primera vez.
Hice un muro inmenso y borré los caminos que conducían a él para que ninguno osara buscarme. Allí habité...allí me planté como una rosa muerta que queria sentir el frio de la noche.
Recuerdo que había tanta tranquilidad, tanto silencio...todo era tan oscuro y solitario. Al principio no lo noté y cuando lo noté me agradaba. Pero no me encontraba sola. Para mi sorpresa el silencio despertó a extrañas criaturas ocultas dentro de mí. Entonces el sueño inundó mis ojos...y ellas salieron desde dentro. El frio y la soledad me fueron golpeando...La tranquilidad se volvió inquietud y las criaturas se deformaron delante de mi para atormentarme. "Demonios" ....Mis "demonios" se hicieron presentes...Me hallé en el infierno mismo. El Infierno de mi misma.
Me desgarraron, me desangraron...Uno de ellos"Temor" me acosaba día y noche...me sujetaba , me ahorcaba...no supe su nombre real hasta hace poco tiempo. La "Conmiseración" se hizo mi madre y el "Dolor" mi padre...La extraña silueta de la Muerte se hizo presente, pero para mi horror ella se burlaba de mi. Entraba y salía de mi Infierno...Se alejaba y regresaba. Nunca había conocido el amor pero cómo la deseaba. Tanto quería que me llevara consigo y me librara de la vida que la amé como a nadie. Pero ella sólo me despreciaba y me decía que no la merecía. Así que me acostumbre a su desprecio, al tormento de mis demonios y a mi cruel destino. Sin salida, era un ser siniestro, triste, patético herido y sangrante. La Muerte me fue tan querida, tan preciada. La veía como mi única salida, lo único seguro...sus brazos eran mi mayor anhelo, su consuelo mi mayor expectativa.
Asi trascurrieron los años...mi aspecto se demudó de tal modo que perdí la apariencia humana. Perdí la capacidad de respirar, de observar el tiempo de soñar. No había día ni noche. Me olvide de la alegría, de los deseos. Mi obsesión con la Muerte y la compañia de mis demonios eran mi unico refugio, mi unico hogar. De no ser por él allí mi espíritu se hubiera desecho y fundido con la niebla. Su nombre era hermoso, como ninguno que jamás hubiera escuchado. Su rostro era semejante a la verdad, nítido y bello. Era un ser sufriente, pero no por su pecado ni por sus culpas sino por la pureza. Me conocía, me buscaba. Al principio no comprendí sus intenciones. No sabía si temerle o rechazarle con odio. Pero se inclinó a mí y con sólo una palabra me devolvió el alma. Su mirada sanó mis heridas...Me dió su propia sangre y su propio aliento para que viviera...Me levantó del polvo y la miseria y me regalo la luz para que sellara mi destino. Desde entonces tomé su espada y su espiritu. Tuve el poder para desafiar a la perversa Muerte y enfrentar a la cruel Vida, para combatir a mis demonios y vencerlos. Me dió el don de la compasión y la sabiduria para habitar entre los hombres y la voluntad de renarcer de mis cenizas cuando fuere necesario.
Aún puedes verme en las tinieblas o en la luz. Entro y salgo sin que nada me toque, sin que nada me hiera...Me volvi fuerte, inmune a los juicios y a los dedos que me señalan. Violenta y siniestra con los que me intentan humillar pero a la vez compasiva...son sólo víctimas inocentes de la ignorancia...del desprecio y de la mentira...Son sólo seres humanos que aún tratan de entenderse a sí mismos.
Volví a ser humana gracias a él, de hecho me hizo algo más que humana , me dió alas. Me dió un alma inmortal y un espíritu inquebrantable. Mi rostro y mis palabras se volvieron eternas e intocables como el viento pero con igual fuerza y potencia. Me dió la grandeza por consigna y la paz por vestido y ahora te encuentro en el camino de tinieblas, confuso, herido y cansado como alguna vez yo anduve, pero te ilumíno el sendero para que no te pierdas en la niebla..."
BUENAS NOCHES,ME PRESENTO:
SOY DEMONA UNA MUJER COMO CUALQUIER OTRA QUE SE PRESTA BAJO LAS IRRIGACIONES DE UNA SOCIEDAD INDIFERENTE HACIA TODO Y ENAMORADA DE EL PODER Y EL DINERO,HOY ME ENCUENTRO NUEVAMENTE MOSTRANDOME HACIA LA GENTE ESPERANDO HACER COMPRENDER QUE MUCHOS MUEREN A CAMBIO DE DINERO....... ME PASO A RETIRAR ESPERO LES GUSTE MI NARRACION.AU REVOIR.

Nota del machetearte


La cultura popular también Existe, se organiza y Lucha….


“El hombre nuevo empieza a nacer con hongos, con los pies agusanados, el hombre nuevo empieza a nacer picado de zancudos, el hombre nuevo empieza a nacer hediondo. Esa es la parte de afuera, porque por dentro, a fuerza de golpes violentos todos los días, viene naciendo el hombre con la frescura de la montaña...” (Omar Cabezas, “ La Montaña es más que una Estepa Verde”).
Los poderosos creen que el pueblo es idiota, burdo, animal y que sólo se merece discursos, limosnas, balas o programas de televisión.
Los ricos creen que el pueblo sólo necesita “pan y circo”, porque es incapaz de pensar, de decir, de amar y de crear.
Asumen que no sabe lo que quiere, que no puede decidir su propio destino, que no puede saber lo que es bello, lo que es cierto ni lo que es verdadero.
No podemos pedirles más a quienes nunca han pisado la tierra. Para ellos nosotros no existimos, para ellos somos los “nadies” de siempre, la masa amorfa manipulable y desechable. y por eso imponen a los títeres que les conviene, porque creen que nosotros bajaremos la mirada como bestias de carga y seguiremos cargando sus avaricias y comodidades.
El fraude electoral ha mostrado parte de esta herida que nunca ha cicatrizado. La herida de ser negados, de ser siempre estadísticas de pobres, muertos o encarcelados. La herida abierta de una conquista en la que se nos impuso una cultura sobre el cuerpo frágil de nuestra identidad, hijos de una violación, hijos de la dominación. Es la herida abierta de una independencia de Hidalgos excomulgados y decapitados, de una revolución enterrada viva bajo la catedral del Estado priísta.
Hoy más que nunca es necesario que esta herida hable por sí misma a través de quienes la sufren, es decir, la gran mayoría de pobres y negados que conforma el México real y vivo del siglo XXI.
La Convención Nacional Democrática (CND) que se gestará en nuestro país, tendrá que mirar desde abajo y nunca más desde arriba. Tendrá que ser el inicio de la gran reunión de los mexicanos que despiertan de la pesadilla errante de una historia de traiciones y olvidos.
Este movimiento que se muestra hoy tan fuerte es sólo la punta de la gran ola que se ha ido formando desde el océano profundo de nuestra nación.
Se equivocan los que creen que es sólo un movimiento político. El movimiento que se agita en nuestro país va mucho más allá de Obrador, de los partidos y hasta de las organizaciones sociales.
Es un México que despierta lentamente y se da cuenta de que no sabe quién es. Es búsqueda de saber lo que somos sin que nadie nos lo diga.
Y es por todo esto, que el movimiento que surge en Oaxaca, en el DF y en casi todos los rincones de nuestro país, es también un movimiento cultural.
Y se equivocan o mienten aquellos que creen que la cultura es de los artistas, de los famosos o de intelectuales aclamados. Se equivocan también los que creen que la cultura es sólo el entretenimiento de las masas mientras los políticos llegan.
La cultura no es sólo el concierto masivo, la obra de teatro, las pinturas o los poemas que sirven de adorno, relleno o puro gozo.
La cultura también es el pueblo vivo y combativo, es la tierra donde germina lo que somos, donde cosechamos lo que siembra la historia.
La cultura es la palabra que dice ¡Aquí estamos nosotros!, los que según ustedes no valemos nada. Nosotros… los que sin haber estudiado en universidades, sin ser doctos, ilustrados y sapientes sabemos de la vida y de la humanidad. Nosotros los que sin ser periodistas escribimos, sin ser poetas alzamos la palabra de dolor, sin ser pintores dibujamos.
Nosotros los que sabemos lo que es el trabajo mucho más que las cifras económicas, que sabemos lo qué es el dolor mucho más que los poemas premiados, qué sabemos lo que es la injusticia mucho más que los discursos demagogos, que sabemos de las luchas mucho más que los homenajes y ceremonias.
Así como la política es de todos porque a todos repercute, la cultura también está en medio de un vagón de metro con el artista que canta su música; está en la selva con la indígena que teje su propia identidad. Ahí está el artesano que pinta las tradiciones negadas por la televisión. Esta ahí detrás de esa masa de personas que aparentemente no dice ni piensa nada.
Cuántos grandes genios de la música, de la filosofía, de la medicina, de la poesía no se ocultan tras el rostro cansado del obrero, el campesino o el ama de casa.
Cuántas hermosas creaciones no aguardan en el armario y en el corazón de los que día a día luchan por sobrevivir. Y no es cultura de follklore y de tradiciones que sólo son estudiadas por antropólogos o fotografiada por turistas.
No, la cultura popular es inminentemente liberadora y herética, porque emerge desde esa herida abierta que hoy despierta la imposición de Felipe Calderón. La cultura popular es de lucha, es la pintura que escribe el dolor de nuestro pueblo, es la música que acompaña las huelgas, que recorre las sierras, es el teatro que abre los ojos, es la escuela que enseña a luchar.
Es esta la cultura popular la que nuestra organización defiende, busca y crea. Y hoy vemos que esta cultura busca dar a luz.
¿Sabrá la convención Nacional Democrática dar respuesta a este parto?
Eso dependerá si los artistas clandestinos, si los pintores, los maestros, poetas, si todos logramos incidir en este movimiento y lo trascendemos.
Es necesario espacios donde los artistas puedan no sólo presentarse sino sobre todo ORGANIZARSE más allá del PRD y de Obrador. Más allá de espontáneos trabajos.
Nuestra organización alza sus trabajos para decir en voz alta y enérgicamente que la cultura es trabajo, producción y creación. Y como trabajadores creemos en que sólo organizados podremos crear nuevos espacios de cultura, nuevos periódicos, nuevas universidades, nuevas expresiones.
Y es por esto, que izamos nuestra bandera que pone en alto la lucha cultural organizada, donde los músicos se agrupen, los periodistas clandestinos se reúnan, los poetas escriban desde una colectividad.
Ante la injusticia social, la cultura popular libertaria no puede ser sólo el instrumento de los movimientos políticos, sino ser en sí misma un movimiento político.
La OPC-CLETA cree que el México nuevo empieza nacer desde abajo, desde lo profundo de si mismo, desde el pueblo siempre negado.
La OPC-CLETA cree que el mexicano nuevo tendrá que emerger desde este suelo en el que enterramos nuestra memoria. Desde donde emergió y en donde murió nuestro Zapata, el del pueblo no el de los libros, el de Tierra y libertad no el de los discursos, el de la “tierra es de quien la trabaja” no el de los homenajes.
La cultura es de quien la trabaja, no de quien tiene los premios o la fama.
La cultura de liberación se hace día con día con ese trabajo lento de crear un nuevo Mundo, un nuevo ser humano, un nuevo estudiante, un nuevo trabajador, una nueva mujer sin que tengamos que esperar que el poder político nos sea reconocido, sin que tengamos que esperar por siglos que un Presidente, un representante o un gobierno nos reconozca.
La cultura nueva, como el hombre nuevo, nacerá desde la inmundicia de los pobres, desde la tierra y el suelo de nuestro pueblo.
Para algunos esto será puro discurso, para nosotros es el testimonio de una organización que resiste y lucha… hasta la victoria.




Hola como estas todos????